Niega Narro que universidades estén contra rankings

Son útiles, pero incompletos, aclara

  • Demanda Rector que midan la realidad correctamente
  • Deben incluir a humanidades y ciencias sociales, pide

Los rankings internacionales nos dan indicadores, nos ayudan a vernos como universidades, pero ni están completos ni son totalmente objetivos y algunos incluso corren el riesgo de convertirse en instrumentos comerciales, aseguró el Rector de la UNAM, José Narro Robles, quien reconoció la importancia de incluir en estos estándares a las ciencias sociales y humanidades, que son prioritarias para entender la realidad de los países de la región latinoamericana.

Al presidir la inauguración del Encuentro de rectores y Especialistas de las Universidades Latinoamericanas ante los Rankings Internacionales: Impactos, Alcances y Límites, Narro destacó que las universidades de América Latina y el Caribe no están en contra de los rankings, pero sí quisieran que su realidad fuera medida correctamente.

Frente a rectores y representantes de más de 50 universidades de la región, indicó que no se trata de encontrar puestas para no participar en las evaluaciones ni de ignorar parte de la realidad.

“No hemos venido a encontrar justificaciones de las deficiencias, sino a que se tome en cuenta una perspectiva de lo que somos y que se vea el papel de las universidades en América Latina”, señaló, y añadió que muchas instituciones de otras regiones no tienen ni la historia ni los problemas de las sociedades de la región, que aun cuando no es la más pobre, sí es la más desigual del planeta.

Y es que detalló que en América Latina y el Caribe la cobertura apenas alcanza al 38 por ciento de los jóvenes en edad de cursar la educación superior, y muchos países están por debajo de esa media, entre ellos México.

“Pensar que seis de cada diez estudiantes de cursar este nivel no pueden hacerlo, resulta preocupante, como también lo es el no tener empleo digno y bien remunerado”, explicó.

El encuentro, que concluirá este viernes, busca elaborar un documento en el que se hagan públicos algunos señalamientos a los responsables de elaborar estos ordenamientos para tomar en cuenta parámetros que se ignoran “que no se mida con justeza” a las instituciones.

“La evaluación que realizan de nuestras universidades no toma en cuenta el papel de las ciencias sociales y humanidades. No hemos venido a profundizar brechas o disputas entre las llamadas ciencias duras y las que no reciben este calificativo, venimos a decir que falta algo que no se mide correctamente, algo que para nuestras sociedades resulta fundamental: las ciencias sociales y humanas”, dijo.

Por Rosalía Servín Magaña. Copyright El Financiero.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s