Baja costo escolar

Reforma 25 de Noviembre, 2012

Las colegiaturas de carreras universitarias en la Ciudad de México bajaron un 5.4 por ciento en los últimos seis años. Así lo establece un análisis realizado por REFORMA con base en datos proporcionados por universidades privadas del DF.

Del 2007 al 2012, las 10 carreras base que integran el ranking anual de Las Mejores Universidades elaboradas por UNIVERSITARIOS redujeron sus colegiaturas en términos reales. Es decir, que para el cálculo se tomó en cuenta el factor inflacionario. Por ejemplo, las colegiaturas para cursar la Licenciatura en Administración en la Universidad Iberoamericana (UIA) eran, en el 2007, equivalentes a 664 mil pesos actuales.

En el 2012 esa carrera completa vale 536 mil pesos; es decir, una reducción real del 19 por ciento. En el caso de la carrera de Comunicación en la Universidad Panamericana, el precio pasó del equivalente a 537 mil pesos actuales en el 2007, a 500 mil pesos en el 2012. Un rebaja neta del 7 por ciento.

Estudiar la Ingeniería en Sistemas en la Universidad La Salle en el 2007 costaba el equivalente a 530 mil pesos de hoy. En 2012, ese precio se ha reducido en un 12 por ciento al llegar a 465 mil pesos.

Como en esos casos, muchas otras carreras y universidades bajaron sus colegiaturas durante el sexenio a pesar de que, en ese mismo periodo, la inflación acumulada en México fue superior al 27 por ciento.

La UIA explica la reducción en las colegiaturas gracias al aprovechamiento de tecnología. “Al ser más eficientes, no necesitas tantas horas salón, al tener menos horas salón tienes menos gastos, entonces puedes reducir el número de semestres y, con esto, reducir el costo total de la carrera”, señala Paulina Oliveros, coordinadora de Admisión de la UIA.

Sin embargo, no todas las carreras y universidades redujeron sus costos. El análisis de REFORMA registra que las licenciaturas en Medicina y en Psicología tuvieron aumentos generalizados en el periodo 2007-2012.

Los datos de las universidades privadas del DF también permiten elaborar un listado de las carreras más caras y más baratas, más allá de qué institución las imparte. Entre las de mayor precio destacan Medicina y las ingenierías Industrial y en Sistemas. Las menos onerosas son las licenciaturas en Sistemas, Contaduría y Comunicación.

Beneficio para los alumnos

Entre el 2007 y el 2012 ocho programas académicos redujeron las colegiaturas. El promedio de 10 especialidades indican que en el lapso referido el costo de una carrera universitaria bajó 5.4 por ciento, en términos reales.

 
 
 
 
  
*Promedio simple de los costos de las siguientes carreras: Administración, Arquitectura, Comunicación, Contaduría, Derecho, Ingeniería en Sistemas, Ingeniería Industrial, Licenciatura en Sistemas, Medicina y Psicología
Fuente: Universidades privadas / Realización: Departamento de Análisis de REFORMA

Descenso desigual

Aunque en promedio se redujeron los costos de estudiar una carrera universitaria durante el presente sexenio, no todas las especialidades bajaron en la misma medida sus colegiaturas.

 

 

 

 

 

 

 

Invierte la UP en instalaciones y equipo médico

Mantenimiento de su anfiteatro y bioterio (unidad donde se producen y mantienen animales de laboratorio para ser utilizados en proyectos de investigación), inversión en investigación, programas sociales, sedes hospitalarias para que los alumnos hagan prácticas, así como el pago de una planta docente de calidad, son algunos de los factores para que la carrera de Medicina en la Universidad Panamericana (UP) haya aumentado sus colegiaturas en el último sexenio.

“Los equipos son caros, hubo un incremento en las sedes hospitalarias, no tenemos un hospital universitario, tenemos que sufragar ese gasto también, aunque tenemos acuerdos con los hospitales que nos permiten llegar a posiciones benéficas para los alumnos, son los mejores hospitales de la Ciudad y eso supone una inversión”, explica Víctor Isolino, coordinador de Comunicación Institucional de la UP.

“Contamos con un anfiteatro, tenemos que mantener estándares de calidad y eso también supone una inversión (…), por ejemplo, el bioterio, los laboratorios, no sólo es la nómina de planta de profesores, es organizar seminarios, producir conocimiento, hacer investigación científica”.

Además se destina una cantidad a labores sociales que se realizan junto con otras asociaciones para que los estudiantes de la UP puedan participar en ellos; así mismo, 22 por ciento del presupuesto se invierte en investigación.

Otro gasto importante para la universidad, relacionado específicamente con Medicina, tiene que ver con el equipo y los materiales que se ocupan. “Se les da el mejor equipo a los alumnos, se renueva bisturí, material del bioterio, microscopios, queremos ofrecer el mejor equipo a nuestros estudiantes, eso supone estar dando mantenimiento a esos equipos, instalaciones y materiales”.

Víctor Isolino señala que el aumento de la colegiatura no es desproporcionado. “Va de acuerdo con la inflación, más o menos; lo que hoy por hoy pudiera parecer un incremento desproporcionado no lo es porque, incluso, estamos por debajo de algunas (otras universidades), en el costo total de la licenciatura”, afirma.

Incluso, afirma, esta colegiatura no es proporcional al costo real de la carrera, pues esta se completa con subsidios y, en ocasiones, algunas donaciones. Asegura que el costo de esta colegiatura, está relacionada con el alto estándar de calidad en la formación de los alumnos, reflejado en los buenos resultados que obtienen en el Examen Nacional de Residencias Médicas.

“Nuestros graduados obtienen los mejores resultados en este examen, desde 2007 a la fecha han quedado en los primeros lugares porque tienen a los mejores profesores y con las mejores condiciones que la universidad les puede brindar”.

Modifica La Salle esquema de pagos

Ante la crisis económica del País y el incremento de aspirantes a una licenciatura, la Universidad La Salle modificó su sistema de pago semestral desde 2009.

Con una colegiatura dividida en cinco exhibiciones en lugar de cuatro, los estudiantes perciben esto como una facilidad de pago.

“Fue una decisión paulatina, fuimos igualando pagos y a partir del ciclo 2009-2010 hicimos esta modificación”, explica el actual Rector esta casa de estudios Enrique González Álvarez Asegura que el crecimiento de la matrícula continúa en un cinco por ciento anual.

“Vimos que la situación de crisis en el País era grave y en una forma de solidarizarnos con las familias que confían la educación de sus hijos en nosotros, optamos por apoyarlas de tal manera que no se vieran tan presionadas”, comenta, “el incremento de cada año en el alumnado es de un cinco por ciento, entonces el crecimiento de la institución se mantuvo mas o menos igual porque explicamos que no se estaba disminuyendo la colegiatura, sólo estábamos difiriendo los pagos”.

Con el incremento del tres por ciento en apoyos estudiantiles durante este periodo, González Álvarez sostiene que la institución ha hecho lo posible para que un mayor número de alumnos acceda a una educación de calidad sin necesidad de hacer sacrificios monetarios.

“Considero que apoyar a los jóvenes para que estudien es de vital importancia, pues en este momento la única forma que tenemos para cambiar al País es la educación, si nosotros como principales responsables de la educación no nos preocupamos por que los alumnos salgan mejor preparados para dar lo mejor de sí a la sociedad, nuestro México no podría cambiar”.

Aprovecha UIA tecnología para bajar costos

Más que obedecer a una cuestión por la crisis de 2009, en general, la Universidad Iberoamericana ha disminuido los costos de sus colegiaturas de licenciatura gracias al aprovechamiento de las nuevas tecnologías, afirma Paulina Oliveros, coordinadora de Admisión de esta institución académica.

“Se ha buscado la forma de aprovechar las nuevas tecnologías para, por ejemplo, eficientar la manera en que se dan las clases y, al ser más eficientes, no necesitas tantas horas salón, al tener menos horas salón tienes menos gastos, entonces puedes reducir el número de semestres y, con esto, reducir el costo total de la carrera”, explica.

Los planes de estudios se revisan cada seis años, agrega, por lo que con el nuevo, que entró en vigor en agosto, en promedio las colegiaturas bajaron 20 por ciento.

“Cada vez que sale un nuevo plan de estudios se revisa cuántos semestres tiene cada carrera, muchas carreras de la Ibero, casi todas, quedaron en ocho semestres, sólo algunas como Arquitectura se quedaron en 10 porque las certificadoras internacionales lo exigen”, menciona Oliveros.

“Además de esta revisión cada seis años, anualmente se revisa la inflación y, a lo mejor, la colegiatura puede tener un ajuste mínimo, de 3 por ciento”.

Añade que, finalmente, la Ibero, como institución jesuita sin fines de lucro, busca ayudar a más familias para que sus hijos puedan tener acceso a una buena educación.

“La idea es cómo podemos ofrecer un servicio de calidad que forme a las personas que van a dirigir organismos, empresas, asociaciones, etcétera, de la mejor manera posible, utilizando toda la tecnología a nuestro alcance con planes de estudio de vanguardia y que, al mismo tiempo, podamos ser más incluyentes”.

“Si podemos reducir un poco lo que están pagando, tendremos la posibilidad de que más chicos puedan estudiar en la Ibero”.

Cuotas disparejas

Así como las bajas e incrementos de las colegiaturas fueron desiguales, los costos por carrera están en función de la especialidad.

 

 

 

 

 

 

Sentir universitario

Hablan alumnos sobre la modificación en el costo de la educación.

“La cantidad no aplica en la calidad, debe haber un equilibrio, lo que estoy pagando sí está justificado con lo que veo, los profesores sí valen la pena, se me hace un servicio bien pagado”.

Saúl Villavicencio – Administración, Universidad Latina

“El hecho de que cambiaran de cuatro a cinco pagos sí me benefició porque no es tanto el impacto. En general, en Comunicación siempre se está muy actualizado en infraestructura”.

María Vega – Comunicación, Universidad La Salle

“Vi un aumento natural por la inflación, aunque algo muy notorio para mi en la parte académica fueron los profesores, cada vez más preparados enfrentándose a la competencia que hay”

Luis Fernando Jaimes – Arquitectura, Universidad Iberoamericana

“Estoy consciente de que cada semestre aumenta la colegiatura, pero que sea un aumento fuera de mi alcance, no. Desde que entré investigué para las becas y había mucha más facilidad en la UP”.

Guillermo García – Medicina, Universidad Panamericana

Sube y baja

La mayoría de las carreras son más baratas ahora:

*La información fue proporcionada por las instituciones de educación superior privadas participantes, de acuerdo al último periodo escolar concluido y disponible a diciembre del año anterior y que fueron publicados en el “Ranking de Universidades” correspondiente a 2007 y 2012. Los nombres de los programas pueden variar de una institución a otra.

Fuente: Universidades privadas

Realización: Departamento de Opinión Pública de REFORMA

Créditos:

Captura de información: Fabiola Valor, Graciela Estrada, Guadalupe Campos, Martha López y Sara Reyes

Análisis: Juan Carlos Orozco, Susana Correa y Juan Balderas

Con información de: Karla Barba Corzas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s